CATEGORÍA Blog

Aficio 200, o lo que es lo mismo: Bienvenidos al mundo digital

IMG-20190403-WA0001

Si estos días os dieseis un paseo por el almacén de DIN en Vigo, creeríais haber vuelto al pasado, ya que tendríais la suerte de contemplar una auténtica reliquia de finales del siglo XX en lo que a máquinas multifunción se refiere.

La Aficio 200 fue la primera máquina digital y láser que la marca japonesa Ricoh sacó al mercado. A día de hoy, en pleno año 2019, vivimos en un mundo totalmente digitalizado por lo que este tipo de innovaciones no nos llaman la atención en absoluto. En cambio, si retrocediésemos 20 años atrás, al año 1999, nuestro punto de vista cambiaría radicalmente debido a unas prestaciones que para aquella época eran unos avances jamás vistos en el mundo de la impresión.

IMG-20190403-WA0004Antes de aparecer en escena las fotocopiadoras digitales, las impresoras que habían daban muchos quebraderos de cabeza en las distintas oficinas de todo el mundo, pero la salida al mercado de estos nuevos modelos consiguieron mejorar notablemente la eficiencia de las empresas con copias de gran calidad gracias a la impresión láser, entre muchos otros aspectos.

La Aficio 200¸se presentaba como una fotocopiadora multifunción fácil de usar, con una pantalla táctil que permitía manejar funciones de impresión, escáner y fax de una manera rápida e intuitiva facilitando, al mismo tiempo, el manejo diario de fotocopiado.

Entre sus características, permitía fotocopiar de forma rápida con excelente calidad a 20 páginas por minuto. Contaba con un sistema de almacenaje inteligente con el cual se podía visualizar los documentos en su pantalla táctil. De esta manera realizaba los cambios que necesitases para garantizar una buena impresión. Entre ellos, la opción de ajustar valores de imagen, modificar el tamaño, rotar y combinar.

Contaba con autocorrección de tonos blancos y negros, al manejar la densidad de imagen con respecto al documento original para dar un resultado con fondos limpios y calidad de negros óptima. A su vez cuenta con posibilidad de ajuste manual para definir los balances de tu preferencia.

Reducía y ampliaba el tamaño original de la imagen sin distorsionar la calidad. Con una memoria estándar de 4 MB que permitía almacenar la imagen para visualizar en su pantalla y de esta manera acceder a las opciones disponibles para rotar, repetir y combinar en tamaño A4 con la capacidad estándar. Además, contaba con la opción de ampliar su memoria hasta 8 MB.

Tenía dos bandejas de papel de forma eficiente con una capacidad máxima de 250 hojas por bandeja y opción de ampliar hasta 500 hojas. Adicional, tenía la bandeja de entrada manual que soporta de 1 a 100 hojas. Cada una de sus dos bandejas principales poseía sensores que detectan de manera automática el tamaño del papel.

Otra gran novedad era su sistema de limpieza que se encargaba de retirar el tóner sobrante luego de que la imagen fuese transferida al papel. Luego el tóner caía sobre la bobina de recogida donde se transportaba a la banda de reciclado de tóner. El tóner reciclado se mezclaba con el tóner nuevo para usarse nuevamente, de esta manera garantizaba un ahorro sin desperdicio de material. Adicional al reciclar el tóner, contaba con un modo de ahorro de energía para evitar el malgasto energético mientras no se utilizaba la fotocopiadora.

En este vídeo podemos ver brevemente como era su funcionamiento:

A pesar de que se trate de una máquina de hace mucho tiempo y que nos pueda parecer ya muy obsoleta, como ya mencionamos al principio, la Aficio 200 marcó un antes y un después en el mundo de la impresión, abriendo camino a las fantásticas multifuncionales de las que disfrutamos actualmente con todas sus numerosas funcionalidades. Dicho esto, esta vetusta máquina, no tiene nada que envidiar a las de hoy.