CATEGORÍA Blog

¿Cómo afecta la digitalización en la impresión de packaging?

Juice-Packaging

Los retos y las oportunidades que introduce la digitalización en la impresión de packaging son a la vez grandes oportunidades en el campo de la digitalización de procesos y en la digitalización de la producción, así como en maquinaria de impresión digital, en el campo de las plataformas colaborativas.

Actualmente el proceso de prototipaje, personalización y validación de un envase es totalmente secuencial, analógico y dependiente del prototipo físico. En este proceso intervienen muchas personas de diferentes departamentos y empresas colaboradoras, lo que provoca que sea un proceso costoso, complicado y de muy larga duración. Es por este motivo que se tarda muchos meses en diseñar un envase desde el principio. La solución pasa por diseñar y validar directamente en tiempo real y revisando continuamente el envase para evitar futuros errores. La digitalización desde el momento inicial es clave para poder repetir las veces que sean necesarias hasta encontrar el prototipo idóneo con el mercado con el que estamos trabajando y posteriormente pasar a la producción en masa.

Además de todo esto, el consumidor de hoy en día ha cambiado radicalmente sus hábitos de consumo y de compra y ahora busca productos saludables, ajustados a sus propios gustos, que le hagan la vida más fácil y que los pueda adquirir al instante, a un precio razonable y entregados en un envase sostenible y personalizado. Una serie de requisitos que hacen que la industria del packaging se vea obligada a conocer mucho mejor al consumidor para ofrecerle exactamente lo que busca en el momento y el lugar que este desee. Todo esto exige una gran flexibilidad en los procesos de diseño, de validación, de producción y de entrega para poder funcionar casi a tiempo real.

Por si esto fuese poco, la regulación europea acaba de cambiar y exige que a partir del 2030 todos los envases sean reciclables y reutilizables al 100%. Teniendo en cuenta que más del 47% de los envases del mundo son de plástico y que de éstos sólo el 14% son reciclables, es bastante lógico pensar que queda muchísimo camino por recorrer.

En el mundo de la impresión tradicional los modelos de pago por uso son muy complicados ya que dependen de diferentes proveedores que abarquen las máquinas, las planchas y las tintas, mientras que el modelo digital es más agradecido, al contar sólo con un proveedor. La adopción del modelo digital aporta muchos beneficios, pero en el ámbito de los fabricantes destacaría sobre todo la predictibilidad en costes y tiempo, así como la flexibilidad en el planning de fábrica, lo que permite optimizar la producción.

El mercado actual está cambiando a un ritmo frenético y la impresión digital ayuda tanto a marcas como a impresores. Todo ello permite un mejor servicio para sus clientes. Tambiénnoticia38238_captura-de-pantalla-2019-01-15-a-la-s22.50.43debemos tener en cuenta que el mercado para marcas e impresores está cambiando porque el consumidor no es el mismo. En 2025, el 30% de la población adulta será la conocida como Generación Z, nacidos entre 1995 y 2005 y con unos hábitos de consumo específicos. Por ejemplo, estarán dispuestos a pagar más por un producto único y personalizado, con lo que la impresión digital de nuevo será la herramienta que conecte con este nuevo perfil de consumidor. Ofrecer un packaging con valor añadido en línea con lo que demanda el consumidor será fundamental.

Durante los últimos años se han realizado importantes inversiones en la monitorización de procesos productivos aplicando tecnologías 4.0, dotando al parque de maquinaria de los elementos electrónicos y de control necesarios para adquirir información de productividad y consumos online en tiempo real, se ha implementado programas Scada y Datamining que permiten gestionar dicha información y convertirla en los KPI’s que indican los niveles de eficiencia, guiando el proceso de mejora continua y facilitando la toma de decisiones.