CATEGORÍA Blog

¿Cómo combatir el frío en tu oficina?

oficina-congelada

Esta semana en #DINBlog nos desmarcamos un poco de la temática habitual y tratamos un tema que estos días está muy presente entre todos nosotros y que seguro que más de uno está padeciendo en su día a día. El temporal de frío y nieve que esta azotando a toda España no sólo está dejando huella en los trabajadores que ejercen su labor en el exterior. También los trabajadores de oficina sufren las consecuencias de las bajas temperaturas.

Varios expertos afirman que la caída de 5 grados en la temperatura provoca una disminución en la productividad equivalente a un incremento del 10% en los costes laborales por trabajador. Los cambios climáticos en las oficinas alteran la concentración de las personas y no permitiendo que trabajen al máximo de su potencial. La exposición al frío puede producir desde incomodidad, deterioro de la ejecución física y manual de las tareas, a congelaciones en los dedos de las manos y los pies, mejillas, nariz y orejas (enfriamiento local). Es necesario que busquemos diferentes opciones para conseguir aumentar la temperatura corporal, sin necesariamente incurrir en un consumo abusivo de caloríaFrio-oficinas que a la larga puede ser perjudicial. La temperatura es sin duda un factor clave que puede afectar el desempeño, tanto el calor como el frío puede disminuir la productividad. La temperatura adecuada en el trabajo debe ser entre los 20 y 25 grados. Pero el frío también causa un gran riesgo para nuestra salud debido a la contaminación intradomiciliaria. Esta se produce cuando no ventilamos nuestra oficina y usamos estufas inadecuadas. Sólo las eléctricas, las losas radiantes, los radiadores y los calefactores cuentan con un sistema de evacuación externa. El resto de las calefacciones contaminan.

A continuación, os dejamos unos pequeños consejos para ayudaros a entrar en calor en vuestra oficina. Consejos, que aunque parezcan bastante obvios, no dejan de ser prácticos:

  1. Toma algo caliente. Los cafés y los tés son una excelente opción aportando nutrientes y antioxidantes. Es importante no abusar del café.
  2. Ventila la oficina. En tiempo de frío es conveniente abrir de vez en cuando las ventanas y puertas para dejar circular el aire, sobre todo cuando uno de los compañeros está enfermo y hay peligro de que los demás se contagien.
  3. Pies abrigados. Ponte doble calcetín o compra calcetines térmicos. Otra opción,  es llevar unos tenis o unas pantuflas calientes siempre y cuando no trabajes de cara al público. Mantén siempre los pies secos.
  4. Guantes especiales. Consigue los guantes para el frío con los dedos descubiertos. Te permitirá usar fácilmente el teclado sin la necesidad de que tus manos se congelen.
  5. Cubre tu cabeza. Si proteges tus orejas y tu cabeza ayudarás a que tu cuerpo no se sienta tan helado. Utiliza un gorrito y/o unas orejeras.
  6. No te quedes parado. Hay momentos en que fuera luce el sol, así que aprovecha para salir unos momentos y recibir un poco de rayos solares. En caso de no tener la oportunidad de salir procura mantenerte en movimiento para no enfriar tu cuerpo.
  7. Doble camiseta. Debajo de tu ropa ponte una o dos camisetas de más, no son muy incómodas y además ayudan mucho a combatir el frío.