CATEGORÍA Blog

Importancia de las competencias emergentes

La humanidad está ligada a su habilidad y necesidad de cambio, situación que continuará en el futuro. A esa capacidad de adaptación a nuevas facetas y ecosistemas económicos que se encuentran en constante transformación y creación.
Es por esto que la necesidad de sobrevivencia e incorporación en el ámbito laboral conlleva a fomentar habilidades, recursos, manejo, percepciones y competencias dentro de cada trabajador.

Si evaluamos el ritmo en el que crece la inteligencia artificial, la tecnología, el impacto del internet de las cosas, las Tecnologías de la información y comunicación (TIC) y las redes sociales; las empresas se ven en la necesidad de incorporarlas para competir en el mercado. Entendiéndose por competitividad la capacidad de la empresa de generar y mantener ventajas competitivas que permitan aportar más valor y ser elegido por el cliente de manera sostenida.

Estos avances requieren que se fomenten y adquieran nuevas habilidades de evaluación, organización y acceso de la información en entornos digitales, así como poder adherirla y adaptarla a un nuevo conocimiento. Debido a que los procesos se vuelven cada vez más complejos al exigir habilidades y sapiencias específicas.

Las empresas deben sumarse al reto de la competitividad en este segundo cuarto del siglo XXI, por lo que necesitan desarrollar competencias emergentes, ligadas a la transformación, creación de valor y cooperación, para proyectarse en el mundo e impulsar el capital humano y social.

Es importante destacar que las organizaciones necesitan aprender a prever la posibilidad de cambiar de visión, tener nuevas perspectivas y expectativas, nuevos métodos y formas de generar valor. Es por ello que comienzan a requerir de talento humano con habilidades que les permitan adaptarse a estas nuevas dinámicas económicas y sociales de la economía digital que mencionamos anteriormente.

Se entiende entonces como competencias emergentes las nuevas capacidades humanas que son necesarias para competir en un mundo en transformación. Se obtienen a partir de procesos experimentales interactivos y disipativos que crean nuevos procesos y conocimientos valiosos que pueden emplearse y estandarizarse. Son necesarias y le permitirán al empleado ser altamente competitivo en la economía digital y transformación.

Algunas de las competencias emergentes más importantes para el trabajador son:

  • Creatividad para encontrar soluciones y respuestas a cualquier problema o situación que se presente.
  • Inteligencia social que permita una buena colaboración y desenvolvimiento con el trabajo en equipo.
  • Análisis transdisciplinar: como forma de organización de los conocimientos y nivel de experiencia, que trascienden a las demás disciplinas de forma esencial.
  • Adaptarse a los nuevos medios y mensajes, el avance tecnológico y todas las áreas afines.
  • De la misma forma, capacidad para crear y utilizar estas tecnologías.
  • Capacidad para encontrarse en constante aprendizaje. Los nuevos avances y cambios deben conocerse.
  • Habilidad de entender en el sentido correcto la información que se recibe.
  • De preferencia especializarse en un saber y saber hacer para evitar sobrecarga de información y dispersión de esfuerzos.
  • Capacidad de adaptación cultural, tanto de idioma como entender las costumbres y coloquialismos. Habilidad para trabajar en diferentes entornos culturales.
  • Capacidad de agrupar saberes que permitan llegar a una solución optima con la unión de recursos que no necesariamente se hubieran tomado en cuenta con anterioridad.
  • Pensamiento computacional: La capacidad de reducir a conceptos abstractos grandes cantidades de datos y comprender el razonamiento basado en ellos.
  • Dominio de medios de comunicación que utilice la empresa.
  • Capacidad de priorizar y filtrar información en función de su importancia.
  • Habilidad de maximizar funciones cognitivas mediante la utilización de distintas herramientas y técnicas.

Sin duda, es de vital importancia rodear y tener un equipo de trabajo con capacidades funcionales que velen, mejoren y mantengan el bienestar a futuro de la organización. La influencia de sus habilidades, competencias, esfuerzos y acciones, se reflejará positivamente en la empresa, en especial, si busca formar parte de la innovación y del nuevo mundo organizacional en constante transformación.

En DIN S.L. reconocemos el talento de nuestros trabajadores y contribuimos al colaborar y fomentar su formación continua, promoviendo de manera asertiva su aprendizaje. De esa manera todos trabajamos en pro de hacer que nuestra empresa se mantenga como una de las mejores y más reconocidas en nuestro sector.