CATEGORÍA Blog

Materiales para la impresión 3D

recargas-de-filamentos-abs-para-plumas-lapiz-impresora-3d-175mm

En #DINBlog continuamos acercándoos el mundo del 3D para que sigáis conociendo todo lo relacionado con esta nueva tecnología cada vez más presente en nuestras vidas. Quizás os hayáis preguntado alguna vez cuales son los materiales empleados para la impresión. En la entrada de hoy os hacemos un resumen de los filamentos más empleados. Existe una gran variedad, aunque el mercado del filamento termoplástico está en continuo desarrollo y surgen materiales nuevos frecuentemente:

  • ABS: el acrilonitrilo butadieno estireno es uno de los termoplásticos más usados en la impresión 3D. No es biodegradable, pero es muy tenaz, duro y rígido, con resistencia química y la abrasión, pero que sufre con la exposición a rayos UV. Es soluble en acetona y su densidad es de 1,05 g/cm3. Requiere una temperatura de cabezal de unos 240ºC y de bandeja de 110ºC. Un ejemplo de producto hecho con este material serían las piezas de LEGO, tan conocidas por todos nosotros.
  • PLA: el ácido poliláctico si es biodegradable y normalmente se obtiene de almidón de maíz, por lo que al derretirse huele casi a comida. La textura de las piezas es menos suave que el ABS, pero sí más brillante y con mejor acabado. Su densidad es de entre 1,2 y 1,4 g/cm3. La temperatura necesaria para su impresión es de unos 210ºC con la bandeja a unos 60ºC aproximadamente.
  • HIPS: el poliestireno de alto impacto es un material muy parecido al ABS, y que requiere los mismos perfiles de temperaturas. Se suele usar combinado con este mismo para hacer piezas con espacios huecos, usando el HIPS como soporte que luego se eliminará con D-Limoneno, con el que es soluble mientras que a él la acetona no le afecta.
  • PET: el tereftalato de polietileno tiene como mayor propiedad la capacidad de cristalización, generando piezas transparentes con efectos sorprendentes. Es muy fuerte y resistente a los impactos. Su densidad cristalina es de 1,45 g/cm3. Las temperaturas son las mismas que con la PLA y el producto más característico son los envases que consumimos en nuestro día a día.
  • Nylon: el nylon es quizás uno de los materiales más complejos para la impresión 3D debido a la falta de adhesión de la pieza a la bandeja, que causa muchos fallos. Además suele coger fácilmente humedad, por lo que previamente a la impresión 3D deberemos secarlo en el horno durante 3 o 4 horas. No obstante, el nylon es un material muy resistente, poco viscoso, aguanta muy bien las altas temperaturas y con distintas variedades que le aportan flexibilidad, transparencia entre otras cualidades.
  • Ninjaflex: se caracteriza por su increíble flexibilidad en las piezas creadas. En sí el filamento tiene prácticamente la consistencia de una cuerda de goma, y las piezas resultantes pueden deformarse con gran facilidad. La temperatura es muy parecida a la del PLA, con el cabezal a 215ºC y la bandeja a 40ºC.
  • Laywoo-d3: material que requiere condiciones de temperatura similares a las del PLA, con la peculiaridad de que si aumentamos o disminuimos unos grados, el color obtenido es más claro u oscuro. Tras enfriarse tiene textura parecida a la madera.

Como ya hemos mencionado anteriormente, nos hemos centrado en los materiales más básicos dejando atrás muchos otros. Los filamentos también dependen de las marcas y los modelos de impresora empleada y se espera que en un corto plazo se empiece a trabajar con productos innovadores que revolucionarán por completo el mercado del 3D.

Desde #DINBlog seguiremos informando…